martes, 5 de julio de 2011

Los 9 tipos de personalidad según el Eneagrama

El Eneagrama es usado bastante en psicoterapia, coaching, negocios y desarrollo profesional. Por su carácter relacionado con el ocultismo y la hermeneutica no me ha parecido adecuado desarrollarlo aquí hasta ahora en el que me limitare de momento a mencionarlo para documentación de mis compañeros que pueden en algún momento conocerlo relacionado con la practica de la evaluación de la psicología de la personalidad.



Hacemos una reseña breve de los eneatipos y sus principales características:

Tipos de Personalidad del Eneagrama. 
Descripciones según Don Riso y Russ Hudson, del Enneagram Institute.
  1. EL REFORMADOR - Idealista, de principios. Éticos, concienzudos, bien/mal. Profesores y cruzados ; también quieren hacer el bien pero temen cometer errores. Organizados, ordenados y fastidiosos, derivan en críticos y perfeccionistas. Problemas con la ira reprimida e impaciencia. En su mejor estado: sabios, realistas nobles y moralmente heroicos.
  2. EL AYUDADOR - Preocupado, interpersonal. Empáticos, sinceros, cálidos. Amistosos, generosos y sacrificados; también pueden ser sentimentales, halagadores y complacientes. Les gusta estar cerca de otros y hacer cosas por otros para ser necesitados. Problemas con hacerse cargo de ellos mismos y reconocer sus propias necesidades. En su mejor estado: generosos y altruistas y tienen amor incondicional por ellos mismos y otros.
  3. EL TRIUNFADOR - Adaptable y orientado al éxito. Seguros de sí mismos, atractivos y encantadores. Ambiciosos, competentes y energéticos; conscientes del status y buscan avance personal. Preocupados de la imagen y lo que los demás piensen de ellos. Problemas con competitividad y la promoción en el trabajo. En su mejor estado: Auténticos, se aceptan y son todo lo que parecen ser. Modelos que inspiran a otros.
  4. EL INDIVIDUALISTA - Romántico, introspectivo. Conscientes de sí mismos, sensibles, reservados y callados. Se muestran, emocionalmente honestos, y personales; también pueden ser temperamentales y egocéntricos. No se acercan a otros por sentirse vulnerables y defectuosos, pueden ser mirar en menos estilos de vidas comunes. Problemas con autoindulgentes y pena de sí mismos. En su mejor estado: inspirados y altamente creativos, capaces de renovarse a sí mismos y transformar sus experiencias.
  5. EL INVESTIGADOR - Intenso, cerebral. Alertas, profundos y curiosos. Capacidad de concentración y foco en el desarrollo de ideas y destrezas complejas. Independientes e innovadores; pueden volverse preocupados con sus pensamientos y construcciones imaginarias. Se vuelven desconectados, pero intensos. Problemas con aislamiento, excentricidad y nihilismo. En su mejor estado: Pioneros visionarios, adelantados a su tiempo y capaces de ver el mundo de una forma completamente distinta.
  6. EL LEAL - Comprometido, orientado a la seguridad. Confiables, trabajadores y responsables; pueden ponerse a la defensiva, evasivos y altamente ansiosos, estresándose y quejándose. Usualmente precavidos e indecisos, pueden ser reactivos, desafiantes y rebeldes. Problemas con duda y sospecha. En su mejor estado: estables internamente, confiados en sí mismos, apoyadores de los débiles y sin poder.
  7. EL ENTUSIASTA - Ocupado, productivo. Versátiles, optimistas y espontáneos. Juguetones, espíritu en alto y prácticos; pueden abarcar mucho, dispersos y poco disciplinados. Buscan experiencias nuevas y excitantes, pero se distraen y cansan en el camino. Problemas con superficialidad e impulsividad. En su mejor estado: Usan sus talentos en metas que valen la pena, disfrutan, satisfechos, llenos de gratitud.
  8. EL DESAFIADOR - Poderoso, dominante. Confiados en sí mismos, fuertes y asertivos. Protectores, llenos de recursos y decididos; pueden ser orgullosos y dominantes. Sienten que deben controlar el entorno, tornándose confrontacionales e intimidantes. Problemas con permitirse estar cerca de otros. En su mejor estado: usan su fuerza para mejorar las vidas de otros, son heroicos, magnánimos y a veces históricamente grandes.
  9. EL PACIFICADOR - Aceptador, inconsciente de sí. Aceptadores, confiados y estables. De buena naturaleza, buenos, fáciles y apoyadores; pueden estar demasiado dispuestos a seguir la corriente a otros para mantener la paz. Quieren que nada implique conflicto pero tienden a ser complacientes y minimizar todo aquello que lo altere. Problemas con pasividad y porfiadez. En su mejor estado: intensamente vivos y conectados con ellos mismos y otros.

6 comentarios:

  1. Pero, esto de las personalidades es un bizarre de uno mismo ¿no?
    Quiero decir, todas esas están dentro de nosotros, pero se manifiestan más unas u otras definiéndote por el momento más general de uno mismo y no debido a tu estado de ánimo.
    No se si me explico. Me he leído las 9 y soy las 9, pero soy más una que otra persona.

    ResponderEliminar
  2. Primero: el que esto publica no es experto en el engrama.
    Segundo: por formación tomo el Eneagrama como un instrumento que me puede ser de utilidad en algunos casos concretos y no como un estudio científico y exhaustivo de la personalidad humana en su conjunto.
    Tercero: Un sistema clasificatorio de las patologías de las personas que cuentan con mayor proyección, estudio de casos y rigor que el eneagrama, el DSM IV en uno de los prólogos de sus ediciones originales, yo soy una persona que se lee hasta eso, decía una frase que todos los profesionales de la psicología deberíamos repetir varias veces al día: "Los seres humanos estamos maldecidos y bendecidos en que no podemos ser reducidos a meras categorías".
    Por lo tanto lo que te sucede es tu maldición y tu bendición. Maldición porque no te podrás ajustar a un ritmo de vida "adecuado a la categoría tal" y bendición porque eres sencillamente "tu mismo".
    Los profesionales de hacer categorías con las personas sabemos que nos pueden ser útiles en el trabajo pero sencillamente cada persona es ella misma y nos tenemos que tomar el trabajo de conocerlas personalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, si empezando porque dependemos del entorno, estado de ánimo e innumerables variables más.

      Eliminar
  3. Te lo digo más que nada porque has entrado de lleno en uno de los debates epistemológicos más importantes del estudio de la personalidad. Se trata de lo nomotético versus lo ideopático.
    Las categorías son muy útiles. Trabajar con 9 tipos distintos de personalidad puede ser muy cómodo pero has de saber o al menos no dejarte engañar como profesional en tu trabajo. Es una especie de constante física, cada individuo y hasta es posible que eso se aplique a las hormigas y a los microorganismos es único. Por lo tanto al clasificar no podemos dejar de tener en cuenta que quizás la gente con la que tratamos no se ajuste tanto como a nosotros nos conviene en las categorías que nosotros hemos creado sin su permiso para clarificarlos.

    ResponderEliminar
  4. excelente su comentario Sr. j.C. Soriano..

    ResponderEliminar
  5. creo que fue más bien un comentario mio algo precipitado y no muy bien redactado. La nuez de todo lo que estoy diciendo si que es muy sencilla de enunciar: al final trabajamos con personas y cada persona y cada situación concreta con la que nos encontramos ha de ser tratada de forma adecuada a ella misma. El eneagrama es solo otro instrumento más que ha demostrado ser de mucha utilidad en muchas ocasiones y puede que nos sirva para muchos otros casos con los que nos podemos encontrar pero como todos los abordajes clasificatorios de la personalidad no sirve del todo por el mismo para evaluar la complejidad de eso que llamamos y quizas no exista como personalidad humana.

    ResponderEliminar